rotate background

Prostitución en la arquitectura

Opt In Image
¿Quieres mayor seguridad y ahorro en tu proyecto?
Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi libro: Cómo ahorrar en el diseño y construcción de tu casa.

*Tus datos están seguros con nosotros, no los compartiremos.

Pero bueno, ¡qué escándalo! ¿Arquitectos por las calles con minifalda y un bolsito de fiesta rojo?

No, aunque más de uno disfrutaría con esa imagen, no nos referimos a esa clase de prostitución, sino a una que no llama tanto la atención, al menos, a los que están fuera de este mundillo.

 

Hablamos de tirar por el suelo los honorarios, de trabajo duro (o no tan duro), de trabajo bien hecho, de pasar hambre o de bajarse los pantalones, casi casi, literalmente.

 

Y es que en los últimos años he visto de todo:

– Me he encontrado sin quererlo en una especie de “pseudos-concursos públicos” donde había que batallar con 15 compañeros y lidiar día tras día con el ya tan típico “menganito me lo hace por la mitad”, o el no menos habitual “o te aprietas o no hay nada que hacer”.

– He visto a las personas regatear hasta límites absurdos, con aquella casa en la que desean vivir los próximos 40 años, ojo, que se dice pronto, 40 años.

– He visto como compañeros de profesión se atacaban los unos a los otros como si les fuera la vida en ello o estuvieran en mitad de una densa jungla del Amazonas peleando por un trozo de carne.

– He visto proyectos “baratos” que ignoraban completamente el Código Técnico de la Edificación, con todo lo que eso puede conllevar.

 

En fin, sinceramente, a día de hoy pocas cosas me sorprenden.

Pero…

¿Es esto lo que queremos los arquitectos? ¿No existen otros recursos en arquitectura?

¿Creéis que a vosotros, los que nos contratáis, os viene bien esa lucha?

921355

Mi opinión: ROTUNDAMENTE NO.

 

Hay personas que dirán que la competencia siempre es buena, que obliga a los profesionales a sacar lo mejor de sí, pero no en este caso, no cuando llegas a hacer las cosas a disgusto, no cuando sientes la injusticia que se está cometiendo, no cuando has perdido prácticamente tu dignidad por coger un trabajo o agradar a un cliente.

 

Porque entonces es cuando vienen las prisas, la pérdida de ilusión en aquello que se está haciendo, la desgana y, en definitiva…

Los trabajos mal hechos que, a la larga, te cuestan un ojo de la cara.

Así que, si necesitas un Arquitecto, entonces, contrátalo, y paga sus honorarios.

 

¿En qué otro gremio que no sea el de la construcción se ha visto aquello de… “Oye, que fulanito lo hace por la mitad”?

¿Os imagináis al paciente pidiéndole al médico una rebajita?

O decirle al dentista después de que te saque la muela: “No, no me parecen bien tus precios, vas a tener que bajarlos que la vida está mu’ mala“

O Decirle al panadero que esa barra de pan es muy cara, que quieres un 2×1.

novio-tacano-que-hago-1

El hecho es que no, esto no se hace fuera de este mundillo.

 

En fin, para terminar, dado que este post parece un defensa acérrima de los arquitectos, quiero que sepas que va de la mano con tu propia defensa como promotor, para que obtengas un trabajo bien hecho, así que recuerda esto:

 

Un buen arquitecto vela por ti, es tu mano derecha a lo largo de toda la obra y te ahorra dinero, mucho dinero. Sus honorarios están más que pagados con el ahorro que genera, tanto en la obra como a largo plazo en consumos y mantenimientos.

 

Así que, si quieres que tu arquitecto haga todo esto por ti, permítele que trabaje a gusto y será el mejor aliado, compañero y defensor que puedas tener a lo largo de tu proyecto.

 

¡Os espero en comentarios!

 

*Visita yosoyarquitecto.com para aprenderlo todo sobre la realidad del arquitecto del siglo XXI*

 

Soy Arquitecto, empecé mi actividad profesional en Marbella (Málaga) y monté mi segundo estudio en Fuengirola. Actualmente ayudo a personas de toda Andalucía a diseñar y construir la casa de sus sueños, acompañándolas hasta el final en esta pequeña jungla que es el mundo de la construcción. Te brindaré toda mi experiencia, no sólo en el diseño de viviendas, si no también en la búsqueda de empresas constructoras y el resto de profesionales que implicarán la mayor parte de tu presupuesto y te ayudaré a escoger a los mejores y al mejor precio, para que ahorres dinero a lo grande.

Artículos relacionados

33 Comments

  • Agustín

    Sencillamente genial, suscribo totalmente lo dicho aquí!

  • José Luis

    Genial post. Una pena que más del 80 por ciento de nosotros piense que la prostitución es buena y saludable. Quizás me quede corto con el 80. Recuerdo tener dos compañeros en un juicio que tenía yo contra una clienta que no me quería pagar por un anteproyecto y casi proyecto completo y nuestros dos grandes “compañeros” dijeron que era normal hacer todo el previo gratis y que si no le gustaba al cliente nos lo teníamos que comer con patatas. Así esto delante de un juez.
    En fin…. Para que hablar de putas…. Si las de la calle tienen más respeto entre ellas que nosotros mismos. Y no es por despreciar la prostitución de la calle no denigrarla, ya que pienso que no lo hacen con gusto sino por obligación, no como nosotros.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Gracias José Luis, no se muy bien como sentirme porque te hayas visto identificado.

      Lo que cuentas me parece totalmente increíble, lo que no entiendo es de donde salieron esos dos “compañeros”, ¿eran testigos en el juicio? ¿los llevó tu clienta?

      Quizás por eso nos van así las cosas, somos expertos en quejarnos de cara para luego, por la espalda, hacer todo lo contrario.

      Un saludo compañero.

  • Luis

    Solo puedo decirte que estoy totalmente de acuerdo en tu exposición.
    Yo soy arquitecto técnico y estamos igual, siempre vendrá uno que te lo hará más barato. Y te hablo de regateos de 50 ó 100 €….es francamente vergonzoso.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Luis,ciertamente es una pena que haya que contar este tipo de cosas, aunque yo tengo la esperanza de que entre todos los buenos profesionales del sector volvamos a hacer valer nuestro trabajo como se merece.

      ¡Muchas gracias por comentar y compartir tu experiencia!

      Si quieres, estamos en contacto por twitter, @ArturoMontillaA

      Saludos

  • Salustiano Gonzalez

    Sin comentarios. Creo que lo has dicho todo y claro. Ya no se me ocurre nada que añadir.

  • Jose Iglesias

    Esto tiene una cosa muy buena: si todos se pelean por los precios, somos pocos los que nos pelearemos por la calidad: menos clientes a repartir pero menos competencia entre nosotros.
    Y trabajaremos cómodamente con nuestros clientes que sí valoran nuestro trabajo.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      No te falta razón Jose, el caso está en localizar a aquellos clientes que valoran un trabajo bien hecho y que aún no se han contagiado por esa enfermedad de buscar el más económico y para adelante…

      Creo que la solución, a largo plazo, pasa por educar a los clientes potenciales con este tipo de artículos, o de boca en boca, enseñándoles los pros y los contras de cada acción que toman y formándoles en temas de arquitectura, construcción y, por qué no, de precios.

      Esto ya se hace en otros sectores, ¿te has fijado que cuando vas a comprar un coche o un smartphone, ya te sabes hasta la última característica del producto? ¡casi casi puedes dejar en evidencia al vendedor!

      Pues creo que es nuestra responsabilidad formar a los clientes potenciales para que, cuando llamen a nuestra puerta, no pidan cosas que rozan el absurdo.

      Humilde opinión de un servidor.

      ¡Saludos!

  • Francisco Dans

    Hola, solo una cosa,
    HONORARIOS REGULADOS YA !
    Olvidaros de educar a nadie y olvidaros de predicar sobre las bondades de los arquitectos . Es el argumento recurrente de los Colegios de Arquitectos y el CSCAE desde tiempos inmemoriales en todas las elecciones y programas de intenciones y SIEMPRE seguimos en el punto de partida.
    Lo unico que entiendebla sociedad es lo que es obligatorio . El resto … Pfff
    Insisto ,
    HONORARIOS REGULADOS YA !

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Hola Francisco, gracias por comentar con tu opinión.

      Sin duda respetable, sin embargo, como parecemos estar muy lejos de que vuelva cualquier tipo de regulación en los honorarios, nos quedan pocas opciones.

      Una de ellas es tomar una actitud proactiva y otra, la reactiva.

      ¡Saludos!

  • Manuel Roldan del Valle

    Creó que la única solución es la regulación de los honorarios, ya que se ha perdido la profesionalidad. Todos los Colegios deberían luchar para conseguirlo. A la hora de pagar impuestos otro gallo cantaría. Esta es mi humilde opinión, así estaba antes y no existía esta problemática que se está dando con esta bella profesion

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Hola Manuel, sin duda es una solución. Y, por supuesto, a la hora de pagar impuestos cambiarían mucho las cosas y repercutiría en un beneficio para la sociedad.

      Ahora bien, hasta que esa situación vuelva, si es que vuelve, podemos quejarnos para que vuelvan los baremos o podemos alzar la voz y defender con las armas de que disponemos, y unidos, esta bella profesión.

      Muchísimas gracias por el comentario, se aprecia que compartas tu opinión.

      Saludos

  • Cesar

    Muy triste que se haya llegado a esta situación, pero me gustaría puntualizar que en el gremio de la odontología no hay que fabular mucho para imaginar a un paciente pidiendo un descuento por sacar una muela ya que es el día a día del sector odontológico también. Creo es importante informarse antes de dar a entender que en el gremio odontológico (del único que puedo hablar por conocimiento), no se llevan a cabo este tipo de prácticas. Aún más cuando en los últimos años la lucha del gremio es constante para regular las campañas publicitarias engañosas, las malas praxis y los tratamientos “gratis”. Un saludo de un odontólogo

    • Arturo Montilla Arquitectura

      César, en primer lugar gracias por involucrarte en la conversación y, en segundo, disculpa si te ha ofendido mi opinión.

      Lo que intentaba transmitir, y reitero, es que entiendo que en el resto de gremios, como puede ser la odontología, la gente se informa y es conocedora de que existen compañías low-cost y que esto supone una lacra para los buenos odontólogos que ejercéis con pasión y buen hacer vuestro trabajo. Es más, en palabras de una odontóloga muy buena amiga mía: “es imposible que un chaval que cobra por horas en una franquicia, y que tiene 15 minutos para hacerte la extracción, vaya a hacerlo igual de bien que yo, que dedico el tiempo que haga falta”. Hasta ahí de acuerdo.

      Lo que no creo que sea tan habitual, y corrígeme si me equivoco, es que, una vez comunicados tus honorarios, el paciente tenga la osadía de pedirte, directamente, que le cobres lo mismo que en la franquicia de en frente. Lo cual es una desfachatez y es lo que ocurre en la arquitectura.

      Un saludo.

  • Javier Branda

    No solo se trata de los servicios del arquitecto sino de los que arrastra consigo hasta niveles en los que sencillamente es mejor negarse a prestar el servicio. Como decirte que pretenden que un ingeniero estructural se responsabilice por diseños con datos poco fiables negligiendo los reglamentos esteucturales del país.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Totalmente de acuerdo, es uno de los factores que no se tienen en cuenta. Es decir, el servicio de un arquitecto para un cliente, se puede prolongar, fácilmente, durante 3 o 4 años… Es muy complicado poner precio a un servicio de 4 años.

      Un saludo Javier.

  • Luis

    Hola Arturo, compartiendo de pleno el fondo del mensaje, sin embargo no estoy de acuerdo con que esto solo pase en la construcción. Desgraciadamente vivimos en la cultura del “low cost”, y esa tendencia desgraciadamente tiende a abarcar todos los ambitos. Hoy si que hay quien va a sacarse la muela a la “franquicia del diente”, que lo hace mas barato, y también hay dos por uno en barras de pan (aunque no sea la misma calidad de pan) Y la gente busca y rebusca por internet para encontrar el precio mas barato en cualquier cosa.

    La diferencia fundamental entre nuestros servicios de arquitectura, y la barra de pan, es que nosotros vendemos “servicios”. Cuando comparas barras de pan, puedes comprar entre iguales (que normalmente tienen precios similares), o cogerte una peor y mas barata, a sabiendas de que por la noche no te servirá para comer, pero si para darle un garrotazo en la cabeza al ladrón si entra a robar.

    El problema que tenemos, es que el cliente no percibe la diferencia entre el servicio que le puede ofrecer un buen arquitecto o un mal arquitecto. Si a esto juntamos el que pagar mas, no es garantía de nada, ya que hay muchos pésimos arquitectos “de toda la vida”, ofreciendo un servicio pésimo a precio de oro, el cliente llega a la conclusión de que de primeras “mejor pagar poco”, porque si pagas poco y te hacen un trabajo de mierda, al menos ha sido barato, pero si pagas mucho y te siguen haciendo el mismo trabajo de mierda, encima te quedas con cara de tonto.

    Así que a mi juicio, el peor enemigo de los arquitectos, son en el fondo los propios arquitectos que han conseguido que la sociedad no perciba para nada el valor que les puede aportar un trabajo bien hecho, porque desgraciadamente se han hecho muchas cosas mal. Y los colegios y el corporativismo, protegen a esa parte de la profesión que tanto daño ha hecho al colectivo.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Luis, creo que has dado en el clavo. Poco más que añadir, salvo que, en la cultura low-cost va indexada la cultura de la hiper-información, por llamarlo de alguna manera. Como intentaba explicar en un comentario anterior, cuando una persona va a comprar un coche o un smartphone, se sabe perfectamente la lección y conoce tantas características del producto que puede poner en evidencia al propio vendedor. No así en la arquitectura.

      En cuanto a que somos los culpables… TOTALMENTE DE ACUERDO.

      Por eso ha nacido este blog, para tratar de enseñar todo lo posible a los “clientes” antes de lanzarse a contratar un servicio de arquitectura.

      Un saludo compañero, ha sido un auténtico placer leer tu comentario.

      Gracias.

  • Jaime

    No quisiera denigrar vuestro trabajo, y estoy de acuerdo con vosotros, pero por qué no os aplicáis el cuento con respecto a los Delineantes, esos profesionales que interpretan vuestras ideas y lo plasman en un plano, con rigor y calidad, y que tacañeáis un euro por las horas que trabaja, vosotros nos lleváis prostituyendo desde que yo empecé, de esto hace ya 30 años, y seguís pagado más a la limpiadora que limpia el estudio que al Delineante que os hace los planos. Lo dicho me parece muy bien que reivinqueis vuestra profesión y la calidad de la misma, pero mirad hacia vuestra casa y decidme si no somos vuestras prostitutas. Saludos a todos.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Estimado Jaime, gracias por transmitir tu opinión y lamento que en tus 30 años de profesión ese sea tu sabor de boca con respecto a tus empleadores.

      En mi caso, he “mamado” desde pequeño lo que es un estudio de arquitectura puesto que mi padre, en la época de bonanza, llegó a tener hasta 10 delineantes. Nunca los trató mal ni los mal pagó, si no que los motivaba por objetivos + una parte de sueldo fijo. Hasta donde yo sé nunca ha tenido queja y a día de hoy su más veterano delineante trabaja con nosotros.

      Déjame añadir una idea a tu comentario y es que, hoy en día, las profesión de delineante la están ejerciendo, con mucha dignidad, arquitectos recién salidos (o no tan recién), por 4 duros o incluso gratis… para “coger experiencia”. Normal que la mayoría escojan salir del país directamente sin tan siquiera buscar un trabajo.

      El mundo cambia a pasos agigantados, de eso no hay duda.

      Saludos Jaime, y mucha suerte en el futuro.

  • Jorge Hernando

    Me gusto el post.
    Pero no solo deben estar regulados sino vigilados.
    Siempre he creído que la garantía de ambas partes (arquitecto y promotor) es un agente.

    Sucede en países como Australia, aunque en el atea del diseño gráfico.
    Si alguien necesita un trabajo de esta profesión no contacta directamente a un diseñador, aunque lo puede hacer. Pero la cuestión es que con una agencia se establece un valor promedio del trabajo a realizar, las condiciones, tiempos de entrega, penalizaciones en caso de incumplimiento y forma de pago (que no es mas que la actuación del agente como un intermediario). Así, tanto el contratante como el diseñador tienen sus propias garantías (por un lado de cumplimiento con la calidad esperada y por el otro, de remuneración justa y oportuna).
    Estos agentes en ese país disponen de galerías para mostrar los trabajos de estos “afiliados” lo cual promueve una real sana competencia basada en talento no en el precio.

    Igual es solo un ejemplo, creo yo, uno muy valido. Por mi parte, en diez años como arquitecto he aprendido que mi profesión es para dos cosas: Crear espacios memorables y hacer dinero. Una cosa no se puede sin la otra.
    Saludos

  • Adrian RafaelSP

    Me encanto esta historia. Apenas me inicio en la profesión y cuando era estudiante admito cobrar poco. Cuando las mismas personas ahora me llaman para un trabajo y les muestro mi contrato, me ven mas organizado y cobrando mis honorarios antes de dar mis ideas y solucionarle los problemas a los “clientes”, me agarran miedo y no me llaman. Pero se y estoy seguro que va a ver alguien que si lo hará. No son los únicos clientes con problemas en sus proyectos. Quien tiene dinero, sabe donde buscar.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      ¡Hola, Adrián! Me alegro que te gustara y que, de alguna manera, te hayas visto identificado.

      Te agradezco también que hayas empezado a valorar más tu trabajo, creo que así no solo te beneficiarás tú, sino también tus clientes y toda la profesión.

      Un saludo compañero.

  • Mario

    No sé el resto de la gente pero cuando voy a cenar a un restaurante no pido una rebaja alegando que el bar de al lado me dan un menú del día por 7€. Esto es tan simple con decirle al cliente en cuestión “vete con ese que te lo hace más barato”.

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Mario, gracias por comentar con tu opinión.

      El caso es que siempre habrá quien te lo haga más barato, pero creo que se trata de no entrar en esa guerra y darle al trabajo el valor que se merece… y en esas estamos, ¿no?

      ¡Saludos!

  • Tomás

    En Hong Kong hace muchos años había comercios que vendían cámaras de vídeo a un precio mucho más barato que las de una especie de asociación de comerciantes. Pero te liaban, o te sacaban productos que no funcionaban para que eligieras lo que ellos querían… Aquí lo que parece es que los resultados de los que tiran los precios son similares a los que no. No obstante, una asociación seria (no un colegio obligatorio) podría funcionar…

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Hola Tomás,

      Es buena la analogía que comentas, así como también es cierto lo que dices que en muchos casos, los resultados de los que tiran los precios y los que no.. pueden ser iguales. Esa es la lástima y creo que en gran parte lo que ha motivado la situación en la que estamos.

      ¿Quizás una asociación que controle REALMENTE la calidad del trabajo de los arquitectos?

      Sin duda sería algo interesante…

      ¡Saludos!

  • Manuel (Estudiante)

    Hola!
    Igual este es un comentario muy infantil (muy inexperto desde luego) puesto que aún me estoy iniciando en este mundo, pero desde mi breve experiencia he podido ver que no son lo mismo las horas de trabajo de distintos arquitectos.
    Con esto quiero decir que la regulación de honorarios de la que en esta lista de comentarios se habla un par de veces como solución sería, en mi opinión, algo injusto.
    Pongo un ejemplo para aclarar mi opinión: una situación hipotética de dos arquitectos y un mismo cliente, con un mismo proyecto (y hablo de arquitectos titulados, no estudiantes). Uno de ellos, por una mayor experiencia y preparación, es capaz de hacer más que el otro en el mismo tiempo, con una mayor calidad. Entonces, ¿por qué se le debería pagar lo mismo?
    Dejo la pregunta por si alguien la quiere contestar y aclararme dudas.
    Por último me gustaría añadir que en mi opinión esta situación que comentas en el post se produce por la “crisis de la construcción” (por llamarlo de alguna manera). Como se dice en algunos despachos de mi escuela (lamentablemente): -arquitectos sobran, ya somos demasiados y ya hay demasiado construido- y debido a esto la gente no busca calidad, sino resultados lo más inmediatos posibles y ahorro (lo que siempre he llamado “chapuzas”)
    Gracias y un saludo!

    • Arturo Montilla Arquitectura

      Estimado Manuel!

      Muchísimas gracias por comentar y expresar tus inquietudes.

      Con respecto a tu pregunta, no he entendido muy bien cual es tu orientación final pero bueno, te comento mi opinión. Cuando alguien contrata un arquitecto o un estudio de arquitectura (me refiero a un promotor, no a un arquitecto que contrata a otro arquitecto) se le paga por hacer un trabajo, independientemente del tiempo que tarde en hacerlo. Es lo que se podría llamar trabajar por objetivos. Así pues, la diferencia entre un arquitecto que tarde 2 meses y otro que tarde 4 meses en hacer un proyecto, será simplemente eso: el tiempo, pero evidentemente deberían cobrar lo mismo puesto que el producto final es, en teoría, el mismo.

      Quizás tu duda venía motivada porque no ves justo que te paguen lo mismo a tí (que eres un estudiante), que a un arquitecto que lleve 10 años en la profesión. Pero si tu fueras un arquitecto autónomo, tu cobrarías por hacer el trabajo, ya sea en 1 mes o en un año.

      No sé si con todo esto he contestado a tu pregunta.

      Respecto a lo que comentas de la crisis de la construcción, estoy totalmente de acuerdo que ha sido uno de los detonantes, si bien no el único, ya que a la crisis se le suma, como bien has dicho, que cada vez somos más. Yo además, añadiría la incultura de los arquitectos en cuanto a marketing, ventas y proyección de valor, así como la poca información de la que disponen los que nos contratan.

      Un saludo Manuel!

  • Maria

    Unos baremos mínimos obligatorios querría decir más o menos que por una vivienda unifamiliar de 300 m2 no se puede cobrar menos de X. .. evidentemente siempre podrás cobrar más en función de lo complejo que sea el proyecto.
    En Alemania son de obligado cumplimiento y en Austria de recomendado.
    Otra cosa que no entiendo es la de los concursos públicos en los que se premian las bajas…
    No sería mejor decir tenemos “Y” para gastar… con eso queremos el mejor proyecto. Ahora eso sí ni un céntimo más. Nada de yo lo hago por la mitad pero a los 2 meses me doy cuenta de que es imposibley presento un modificado.
    Estoy segura de que en otras profesiones existe o al menos orientarivo.

  • Nataly

    Buenas noches, muy buena apreciacion de nuestra carrera como arquitectos, ya que muchos colegas prostituyen una gran responsalbilidad

Comments are closed.

Pin It on Pinterest

Share This